domingo, 28 de junio de 2009

Votar debería ser obligación


*Ofrezco disculpas por no poner entradas nuevas en este, su micro de confianza. La chamba de medio tiempo que agarre ha sido de tiempo completo, pero aquí entrego la entrada de la semana pasada, “el voto nulo”.


Cientos de tuiteros mexicanos han modificado su avatar (foto de identificación). Le han puesto una tonalidad verde que simboliza su apoyo a la población iraní que exige se respete su voto.
Mientras eso pasa, algunos de ellos también apoyan la opción del llamado “Voto nulo” o “voto en blanco” para las elecciones en México.
Me parece de lo más estúpido. Contradictorio. Por un lado exigen que se respete un voto a una persona en concreto y por el otro se niegan a votar por un candidato, y en muchos casos, ni siquiera tienen previsto el ir a las urnas, es decir: abstenerse (lo cual entiendo y respeto, es un derecho también).
No entiendo cómo pueden dejar de lado las decenas (o cientos, o miles) de muertes que ha dejado la lucha por el voto. Olvidan que la sangre ha regado el suelo donde hoy caminan libremente.
Tendríamos que votar, y tenemos que elegir a quienes nos gobiernen, porque en realidad estaremos contratando a un empleado. Tenemos que ser responsables, tenemos que exigirle.
El no ir a votar es, precisamente, echar a perder lo que le costó tanto a la nación y a nuestra sociedad. Si no se vota, se da autorización a que la “maestra” ordene a sus miles de acarreados a votar por alguien, por ejemplo, y ella coloque a su candidato en un puesto que solamente somos nosotros quienes lo deberíamos de decidir.Hay miles de razones, pero la principal es ser YO el que decida quién va a desempeñar el puesto, y no una mafiosa que seguirá haciendo de las suyas escudada en una “legitima” elección.

2 comentarios:

M dijo...

pues sí, pero a la hora de contratar un empleado, no contratamos al menos peor, seguimos buscando. Y la verdad, en estas elecciones no está chido escoger a alguien que no te convence. Yo iré a votar, pero es probable que anule mi voto en algunos de los puestos.

Dicen que los cometas... dijo...

Hola, creo que es válido esto que escribes, sin embargo creo que descalificas una postura sin estar plenamente enterado de lo que implica anular tu voto y los fundamentos que tenemos quienes pudiéramos decidirnos por esta opción. Que cabe decir es más que una moda ”twitera o bloguera”.
Como bien dices estas eligiendo un empleado, supongamos que lo requieres para que ocupe un puesto imperante para tu empresa que cabe decir va a pique tu requieres a uno con ciertas conocimientos, actitudes y valores… solo tienes 4 opciones, uno ya la había contratado pero lo corriste porque no funcionó y regresa prometiendo que ahora si le echará ganas, el 2. No es bueno para tu empresa pero en otros giros funciona rebien el 3. No tiene experiencia ni formación pero eso si hartó valor. 4. Esta tan preocupado por quedarse con el empleo que miente dice que sabe pero tu sabes que ni yendo a bailar a chalma podría con el paquete...Ninguno desde tu punto de vista es suficientemente bueno… elijes a cuál? con que criterios? Una disculpa por el burdo chafa y vil ejemplo… pero es algo así…
Realmente eligirias al menos peor? La lucha por el derecho al voto cumplió su cometido creo que ahora tenemos que luchar por la calidad del voto, la toma de conciencia de quienes lo ejercemos y el valor de exigir que quien elegimos como representantes cumplan con su cometido y si no lo hacen tener la autoridad para cual empleado retirarlo del puesto.
(Nota aclaratoria) NO es lo mismo abstención del voto, que anulación del mismo… como posturas son igual de validas pero me parece que las intenciones y las acciones de trasfondo son diferentes.

Saludos!