jueves, 19 de febrero de 2009

pa'l antojo

¿Qué sería de nosotros sin la hermosa cultura gastronómica de este país? Y no digo esas mezclas de sabores y texturas, colores e ingredientes y toda esa basura que dicen los cosmopolitas.

Me refiero a la felicidad que aportan los changarros, puestos y anafres que se acomodan en los rincones de la ciudad.

Desde los afamados tacos de “cochinada” esos que nadie se atreve a preguntar de qué son pero que mientras más de madrugada es más saben a gloria, hasta los anónimos puestos de quesadillas que se dan como por generación espontánea en cualquier esquina.

Hay lugares que para mí se han vuelto emblemáticos, aunque no sean tan famosos como otros.

Por ejemplo está el “Huarache Veloz” que aporta manjares por ahí de la colonia Álamos, o los tacos del Jarocho, ubicadísimos debajo de un puente de Churubusco, junto a los Chupacabras que les roban bastante atención.

Luego tenemos “La lluvia de oro” aunque ahora les ha dado por ponerle “La Tapatía” que se caracteriza por unas tostadas de pata, de pipirín, que además son cuadradas… sí, tostadas cuadradas.

Ah! Claro las quesadillas de la Tía Minga en la plaza de… de… chale no me acuerdo como se llama, pero es ahí por Mixcoac, cerquita del Capricho que por cierto ya es una lonchería de lujo, con retehartas pretensiones y pos ya no nos gusta (ahí si alguien se acuerda del nombre de la plaza será agradecido).


Recuerdo hace algunos años, que mi ruta era por ahí de la Condesa, que descubrimos un changarrito (de los tradicionales no de los que inventó Fox) de birria. El patrón, marchante, dueño y mesero se convirtió en nuestro mejor amigo, sobre todo los viernes que andábamos medio crudelias, y nos daba el taco de birria cortesía de la casa.

Por esa misma época tenía un patrón que se olvidaba del tiempo y la distancia con tal de ir a comer a lo que llamaba “los tacos de la Secodam” que era un elegantísimo puesto de lámina ubicado afuera de la mencionada dependencia, con unos tacos de guisado que marcaron a una generación de servidores públicos.

Híjole, ya ando hasta salivando… pero pos luego se quejan de que hablo mucho y manejo poco, así que si alguien quiere recomendaciones gastronómicas de nivel pos con toda confianza deje su mensaje y serán atendidas.

Mientras aquí se hace la parada porque yo voy a echar un taco.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No me gustan los tacos, prefiero las empanadas argentinas.

Charlie Bucket dijo...

Les dejo otras recomendaciones para la ruta del buen comer:
1) El Turix – una deliciosa cochinita pibil en presentación de torta / taco y una peligrosa salsa de habanero, ubicados a media cuadra de Masaryk
2) Las quesadillas ubicadas entre el tianguis artesanal de los sábados y la iglesia en San Ángel
3) El Paisa – tradicional taquería conocido por mega tacos (puedes prepararte tres porciones normales de uno) de bistec hervido, ubicados en el centro de Tlalneplantla
4) Finalmente todo taco de canasta de chicharrón, chorizo con papa y frijol